Río Tercero, Piedras Moras  (Córdoba, Argentina)
 Andrés Luis Lukac Mensaje
 PADI IDC Staff Specilaties Instructor, EFR Instruc

 Director de Escuela Austin Underwater (Argentina - Buenos Aires, Martinez). Cursos de especialidades, viajes de buceo.

Votá por esta nota:

(1 voto)

    Los buceos en Piedras Moras nunca dejan de sorprender, por eso es que elijo como base a la ciudad de Almafuerte, que se encuentra a escasos dos kilómetros del lago. En este lago hay algunos puntos de buceo que por la cantidad de visitantes que han tenido fueron difundidos y son conocidos por muchos buzos.

Río Tercero Piedras Moras

Los buceos en Piedras Moras nunca dejan de sorprender, por eso es que elijo como base a la ciudad de Almafuerte, que se encuentra a escasos dos kilómetros del lago. En este lago hay algunos puntos de buceo que por la cantidad de visitantes que han tenido fueron difundidos y son conocidos por muchos buzos, entre ellos se encuentran:

El edificio de la Usina La Cascada, construido en el año 1914 conjuntamente con su dique y el canal para abastecer las turbinas, este edificio tiene tanto para mostrar que pueden realizarse en él muchas inmersiones y siempre se descubrirá algo nuevo, consta de tres pisos con una gran cantidad de puertas, ventanas y paredes divisorias, sala de máquinas, los ductos para las turbinas, sala de herramientas, compuertas de quebracho que aún hoy en día luego de treinta años de permanecer bajo el agua se encuentran intactas, paredones y muchos detalles que son imposibles de describir, parte del túnel de ingreso de agua se encuentra sin el techo y el mismo puede ser recorrido en ese trayecto incluso por buzos con poca experiencia, luego donde se encuentra completo puede recorrerse por fuera hasta llegar al dique propiamente dicho donde puede leerse tallado en la piedra el año de construcción del mismo “1914”. Si se retoma desde el dique sumergido por el cause del río nos encontraremos en un cañadón angosto formado por rocas de hasta 8 metros de altura, algo realmente digno de ser visto.

Otro de los lugares conocidos es el buceo desde Playa Amarilla donde se toma el cauce del Río Tercero viendo muchos árboles y arbustos, hasta que se llega a lo que fuese la base del puente de la ruta nacional 36, al cual se le ha quitado la parte superior de hierro pero sus bases de hormigón y la ruta asfaltada aún permanecen intactos, luego de recorrerlo nos dirigimos a unos escasos cien metros donde encontraremos los restos de lo que fue una de las casonas más imponentes de la zona, lamentablemente la misma fue derrumbada pero permanecen intactas las pircas de contención del jardín, la escalera principal de acceso al predio de un metro de ancho y las barandas de lo que fuese un jardín o galería, un buceo sin desperdicio.

Algunos lugares menos conocidos son las estancias que se encuentran a mayor distancia de la costa, hemos buceado en varias de ellas, descubriendo siempre cosas nuevas y pequeñas construcciones que sirvieron de apoyo a la construcción principal, como ser aljibes, casas de caseros, establos, bebederos, pequeños muelles o pircas de contención.

También se puede bucear el la vieja iglesia, el cementerio, el puente de hormigón que se utilizaba para cruzar el arroyo El Soconcho, y varias casas más de lo que fuese el pueblo de El Salto Norte, además hay varias construcciones más que aún no hemos buceado desperdigadas a lo largo y ancho del lago.

La primera vez que fui a bucear a Piedras Moras, Córdoba lo poco que pude ver y conocer del lugar me fascinó a tal punto que lo tomé como punto principal para hacer mis viajes locales, está claro que Argentina cuenta con otros excelentes lugares de buceo como Puerto Madryn, con el naufragio Miralles como estrella conjuntamente con la visita de la Ballena Franca Austral, o bien el lago Traful con el bosque sumergido, pero aún así el misterio que rodea a estos lagos de Córdoba con sus bosques centenarios y sus casas que datan algunas de más de dos siglos, hacen que el lugar cuente con un atractivo particular y muy distintivo.

Con excepción de los naufragios, cavernas y tal vez algún otro buceo en particular, los lagos de Córdoba nos ofrecen un atractivo que está allí, inmóvil, esperando en el letargo la llegada del buzo para agitar las aguas y dejar algunas burbujas, aquí el desafío no pasa por tener la suerte de haber visto tal o cual especie marina que justo pasó frente a nosotros, el desafío en estos lagos es comprender lo que se busca, y donde y como buscarlo, si uno hace bien la planificación y el recorrido el buceo tendrá su premio, sino en el próximo será.

Conjuntamente con un buzo experto y sobre todo un amigo Julio César Andrés Álvarez, y el apoyo incondicional del operador de buceo local Francisco Lacase, hemos recorrido muchos de estos lugares en busca de respuestas, debemos tener en cuenta que fuera del agua uno ve las cosas más simples a decenas de metros y puede distinguir una casa a varias cuadras, pero esto no ocurre bajo el agua y menos en las condiciones de estos lagos, que si bien consideramos tienen buena visibilidad hay otros lugares donde la misma llega a los sesenta metros. Bajo el agua, no sólo debemos ocuparnos de encontrar las construcciones sino que constantemente debemos utilizar elementos que nos ayuden a orientarnos como ser brújulas, el cause del río, los árboles o la profundidad, debido a que el instinto puede alejarnos mucho del lugar a donde deseamos ir.

Hemos realizado cerca de ochenta inmersiones en distintos puntos de estos lagos, a veces, sólo nosotros, otras veces con alumnos o amigos, recuerdo un viaje, que hicimos junto a Ana y Martín Taylor, en el que realizamos cuatro inmersiones de cincuenta minutos cada una para poder localizar el casco de una estancia, al encontrarlo se justificó con creces el tiempo y esfuerzo invertidos.

Actualmente contamos con el apoyo de la Secretaría de Turismo de la Municipalidad de Almafuerte y El Observatorio para el Turismo en la Provincia de Córdoba, también con el aporte de algunos vecinos de la ciudad de Almafuerte que entienden la importancia y el esfuerzo que significa poder ubicar estas construcciones que forman parte del patrimonio cultural e histórico de la ciudad, porque si bien algunas de ellas eran del pueblo vecino, como hemos dicho anteriormente la historia de estos lugares tiene un origen en común y sus pobladores compartieron vivencias, muchos de los pobladores originarios de El Salto viven actualmente en Almafuerte.

La investigación del pasado es una tarea ardua que requiere de paciencia, constancia y tenacidad, muchas veces se sigue un camino, una pista para poder dar con algún dato de importancia y los resultados pueden decepcionarnos, aunque treinta años parece poco tiempo y en términos relativos lo es, la realidad nos demuestra que la memoria falla, que las versiones de los hechos se ven distorsionadas o se confunden cuando varias personas hablan de lo mismo, por eso es que uno tiene que ir hilando muchos datos de varios relatos y buscar su coincidencia con algún documente tangible.

Existe mucha documentación, pero se encuentra desperdigada y a veces hasta olvidada, hemos recopilado Cartas Topográficas anteriores a la construcción de los diques, teniendo en la actualidad una Carta Topográfica de Río Tercero en escala 1:100.000, del año 1948, lamentablemente no existen cartas actuales de esa zona con esta escala aunque si obtuvimos una Carta de imagen Satelital con estas características, para poder comparar el cauce del río con los lugares actualmente anegados debimos recurrir a una escala mayor de 1:250.000 obteniendo de esta manera dos Cartas de Villa María Córdoba una del año 2005 y la otra del año 1953.

También hemos localizado una foto aérea, tomada en el año 1964, del tramo del Río Tercero entre La Cascada y el actual dique de Piedras Moras, luego de digitalizarla a alta resolución podemos observar en la misma los vestigios de distintas construcciones, algunas de las cuales ya habíamos buceado, como ser La Cascada, el puente de la ruta nacional 63, la casona contigua al puente, la casona con galpón que se encuentra frente al médano entre La Bomba y Playa Amarilla, el cementerio, la iglesia y el casco de estancia que se encuentra a ochocientos metros de la costa.

En esta foto además se observan otras construcciones, se ve un puente de hormigón que cruza el arroyo El Soconcho a la altura del pueblo El Salto en el cual se ven cerca de dieciseis construcciones, además se aprecia un gran casco de estancia del que hasta ahora no teníamos referencias ni idea de su existencia, se ven otras quince construcciones pequeñas en distintos puntos de lo que ahora es el lago, que por sus dimensiones pudieran llegar a ser casas, graneros o galpones. Habrá que tratar de encontrarlas en nuestros próximos viajes para determinar que son y su estado actual, afortunadamente en la mayoría de los casos las construcciones se encuentran en buen estado y son sólidas, lo que permite, con la capacitación adecuada, bucearlas en su interior.

Actualmente estamos en contacto con algunos vecinos e historiadores de Almafuerte, como también con distintas municipalidades locales y la empresa EPEC de energía, para obtener datos, planos y fotos de las diversas construcciones, para poder definir su función y quienes eran los propietarios antes de la anegación de las mismas. Una vez establecidos estos datos el paso siguiente sería ubicar los planos de Obras Particulares de cada una de ellas para poder orientarse e inspeccionarlas mejor bajo el agua.

Si bien no consideramos que este sea un trabajo de arqueología subacuática guarda una estrecha relación con la arqueología debido a la meticulosidad con la que deben realizarse las investigaciones tanto fuera como dentro del agua así como el manejo de los documentos que se reciben que en algunos casos son únicos.

Alias: austin underwater

© Copyright Buzos Argentinos 1998-2021  -  Hosting web RI5 Informática