Río Tercero, Segunda usina  (Córdoba, Argentina)
 Andrés Luis Lukac Mensaje
 PADI IDC Staff Specilaties Instructor, EFR Instruc

 Director de Escuela Austin Underwater (Argentina - Buenos Aires, Martinez). Cursos de especialidades, viajes de buceo.

Votá por esta nota:

(1 voto)

    En Córdoba sobre el cauce del Río Tercero, se han construido desde el año 1912 distintas represas, algunas de las cuales tuvieron origen como reservorio de agua para riego y provisión de agua potable, Interesantes destinos de buceo.

Río Tercero Segunda usina

Cuando se construyó Segunda Usina se tuvieron que implementar medidas para desviar el cauce original del río y así poder construir el paredón, como también dinamitar partes de las sierras que iban a quedar sumergidas para obtener material para el mismo.

Partimos de Almafuerte, nuestra base principal, camino a Segunda Usina, tomamos la ruta nacional 36 hasta el desvío con la ruta provincial E63, son cerca de 20 minutos hasta llegar a la ciudad de Embalse, desde aquí nos esperan otros 30 minutos de viaje, esta vez recorriendo un camino de tierra y pedregullo que va serpenteando a la vera del río por en medio de las sierras, dejándonos apreciar un paisaje hermoso compuesto de grandes rocas, árboles añejos y praderas verdes, luego de unos 15 minutos pasamos frente a los ductos que traen agua del lago hacia la Usina Cassafousth, son dos caños de metal de gran diámetro que bajan de la montaña en forma imponente para entregar toda la potencia de la caída del agua a las turbinas. Continuamos el camino y a los pocos kilómetros entramos en un poblado, es el pueblo conocido como Segunda Usina, tuvo su origen como lugar de vivienda para aquellas personas que trabajaron en la construcción de la represa y que encontraron en este lugar paradisíaco su lugar para vivir, muchos de los actuales pobladores son descendientes de aquellos primeros habitantes. Continuamos con el viaje llegando a la represa que se levanta majestuosa entre las sierras y los árboles que la circundan.

Una vez aquí tenemos tres o cuatro sitios de buceo que valen la pena ser conocidos, entre ellos se encuentra la Bahía Escondida, es una pequeña bahía a la que se accede por un camino de tierra en pendiente que apenas nos da espacio para pasar por los arbustos que se esfuerzan por cerrarnos el camino, en esta bahía tenemos una profundidad de hasta 16 metros, y como se encuentra al reparo del viento la visibilidad suele ser excelente, podemos disfrutar de una gran cantidad de peces y sobre todo de un gran bosque de árboles de hasta 12 metros de altura de donde cuelgan como testigos de la cantidad de peces que la habitan las tansas que los pescadores debieron cortar por habérseles enredado, algunas de las cuales tienen tantos años que se encuentran cubiertas por mejillones dándoles más atractivo al buceo.

Otro de los sitios de buceo es justo en la margen opuesta del lago en una bajada muy suave que se prolonga dentro del lago por un par de metros y nos permite ingresar al mismo sin mayores inconvenientes, desde este sitio ideal para armar un toldo para estar al reparo del sol o del frío podemos hacer varias inmersiones, nos decidimos primero por ir a recorrer el cauce original del río que se encuentra a 32 metros de profundidad, dada la misma y que el tiempo de inmersión va a estar muy limitado decidimos realizar la inmersión utilizando computadores de buceo y de esta forma planificar una inmersión multinivel para aprovechar mejor el tiempo de fondo y los créditos que ésta nos entrega, ingresamos al agua, teniendo siempre presente el concepto del buceo seguro, tomamos el rumbo indicado y nos dirigimos rápidamente al fondo, luego de unos minutos nos encontramos con una reja enorme de tres por cinco metros, conformada con hierros doble T, esta reja está allí para proteger la entrada de un túnel que debió utilizarse cuando se construyó el dique, con unas linternas potentes puede verse en su interior, comenzamos a recorrer el entorno y descubrimos que esta boca del túnel se encuentra cavada en la roca siendo sus costados de roca maciza , continuamos el recorrido y nos encontramos con unos pilotes de concreto de un metro de diámetro por dos y medio de altura con unas ranuras que sirvieron en su momento como guías para las compuertas del canal de desvío del río, son tres pilotes, el del medio cumple doble función, junto a estos pilotes vemos que para hacer el canal debieron tallar la piedra y aún hoy se siguen distinguiendo las marcas blancas dejadas por los cinceles, continuamos buceando por el canal un par de minutos más y antes de llegar a los límites decidimos disminuir la profundidad e ir enfilando hacia el punto donde ingresamos.

En otro buceo decidimos bucear junto a la pared, es una pared que va desde los 5 metros hasta el fondo del lago, que en este punto tiene cerca de 30 metros, es una pared de roca que fue dinamitada cuando se construyó el dique tiene cerca de 70 metros de largo y va formando figuras muy extrañas con cuevas y salientes de hasta dos metros, en donde pueden verse muchas viejas del agua pegadas a ellas y algunos bagres, las rocas son de distintos colores dado que en esta zona hay mica, hierro y cobre por lo cual la pared va cambiando del clásico color roca mutando a partes amarillas, lo que le da un valor agregado.

Un tercer buceo de poca profundidad se puede hacer contra la margen del lago llegando hasta el paredón del dique, en este buceo vamos a encontrar varias acacias sumergidas que aún mantienen sus hojas dando la impresión de ser de color dorado y siendo refugio para una enormidad de peces pequeños los cuales pueden verse por decenas.

Alias: austin underwater

© Copyright Buzos Argentinos 1998-2021  -  Hosting web RI5 Informática